Saltar al contenido
Juegos Tradicionales

La carrera de la sortija

La carrera de la sortija

La carrera de la sortija,  en si su origen es desconocido, se dice que este veloz juego llego desde el medievo europeo, en dicho continente celebraban competencias llamadas torneo medieval, donde se practicaban todo tipo de juegos y ejercicios ecuestres. Este famoso juego es también popular en  zonas del África. También es considerado una tradición en la Fiesta de San Joan de Ciutadella (España)  durante la celebración de sus carnavales comparten este ancestral juego ecuestre entre sus habitantes.

Descripción

La finalidad de este juego es tener habilidad montando al caballo, pues el jinete debe a toda carrera embaular un palo, que se lleva en la mano, este palo trae una argolla colgada de una cuerda floja. La dificultad radica en que la argolla colgada se mueve y el movimiento del caballo es bastante inconsistente. En esta competencia puede participar una persona por caballo, es obligatorio un caballo y ganas de acción.

Como se juega a la carrera de la sortija

La sortija se juega cuando los jinetes se agrupan en un extremo de la pista, por lo general estas competencias se hacen en una calle del pueblo, detrás de la línea marcada para arrancar. Al rededor de treinta metros de ella está tendida una cuerda de una acera a la otra, a una altura conveniente para este trance; del centro de ella trae un disco liviano que cuelga, que mide más o menos unos quince centímetros de diámetro, con una perforación al centro, apenas algo más ancha que el grosor de un dedo.

El jinete debe salir y continuar al galope para introducir en el agujero de la sortija un lápiz o palo semejante, que lleva en la mano apuntando a la perforación. Si lo consigue coloca el disco en su lugar y pasa a recibir su premio; de lo contrario le corresponde al siguiente jugador y así sucesivamente, hasta agotar los premios.